la guitarra española que queria ser de rock and roll

«Tómate una tila», fue entre las oraciones que nos afirmaron en el momento en que le preguntamos exactamente en qué onda se encontraba Andrés Calamaro a gente que había trabajado últimamente. No obstante, nuestro acercamiento no fue accidentado, como varios preveían. Es un tipo que procura charlar tal y como si estuviese escribiendo y que redacta de qué manera no debería charlar, pero la impresión es que todo lo mencionado en el final le viene de raza y profesión. Tras el acento argentino, de los lentes de sol y de las pausas tráficas, había un alegato mucho más sincero de lo común en un sector que frecuenta defenderse como gato boca arriba frente a la mucho más mínima duda sobre su trayectoria . El periodista Darío Manrique nos comentó que tenía la impresión de que Calamaro llevaba múltiples discos decidiendo dejar de padecer por el arte para no poner en riesgo la vida en el desarrollo creativo. Nosotros no tenemos ganas irrumpir el lote de los críticos y especialistas musicales, pero no pudimos resistirnos a preguntarles por los conjuntos de su adolescencia. No los Rolling Stones, no. Deseábamos entender sobre esos héroes de la psicodelia argentina. Un seguidor de Almendra o Manal escribió múltiples de las canciones mucho más lindas del pop español, ¿eso va a tener algo que ver?

Los más destacados guitarristas de la historia: Los diez mucho más predominantes del rock y el blues:

Jimi Hendrix fue un guerrero desde su nacimiento. Nació en 1942 y vivió prácticamente toda su niñez con pocos elementos y sin hogar alguno aparte del hotel económico que hallaban sus progenitores por las noches.

Desde los ocho años halló su vocación como guitarrista, jugando con un palo de escoba.

música rock

Entonces manifestó capacidades para la escritura en el momento en que redactó una carta apuntada a aguantes sociales del instituto para pedir financiación y obtener una guitarra, algo que le fue negado. Al final, salió adelante y se transformó en un enorme de la música.

Oraciones de Bob Marley

«En el momento en que te vaya bien llévame contigo, en el momento en que te vaya mal no me defraudes.»

«La Democracia no es mucho más que una dictadura escogida por el pueblo, no nos engañemos.»

El joven compositor malagueño presentó su debut a solas hace algunas semanas

MARIA F. CANET

Nacho Sarria (Málaga, 1995) viste pantalones de campo; sus ojos cobrizos, ocultos tras unas lentes de aviador, y su extendida y rizada melena, como cantaor flamenco, delatan sus raíces andaluzas. Su voz profunda termina de concederle ese halo de Jim Morrison gitano. Alguno pensaría que tiene por enfrente a una estrella del rock de los años setenta, pero él sencillamente se define como un “chaval de Málaga al que le agrada Led Zeppelin”. A sus 26 años, termina de presentarse a solas con Sarria (autoeditado, 2021) un álbum que bebe de tradicionales del rock and roll, la psicodelia y el folk de los 60’s y 70’s. Fórmula afín a la usada por compañeros de generación como Los Estanques, y por sus paisanos Riverboy, Derby Motoreta’s Burrito Kachimba o Unidad y Armonía, si bien agitada de manera diferente. Una reinterpretación actualizada y personal del género que ciertos llevan décadas empeñados en sepultar y que, en el último lustro, semeja haber revivido en este país.

Deja un comentario